MBA, la importancia de estudiarla

Los programas de Master of Business Administration (MBA) siguen siendo los más solicitados en materia de posgrados. No son sólo los licenciados en Administración de Empresas estudian maestrías en negocios, también figuran ingenieros, médicos, arquitectos y abogados, debido a que se han convertido en un factor clave para ascender en una profesión e incrementar las probabilidades de encontrar un empleo con salario más alto o fundamentar las bases para el desarrollo de una propia empresa.

La formación especializada que ofrecen las escuelas de negocios facilita disponer de las destrezas coincidentes con el perfil que solicitan las empresas. Se requieren de profesionales que conecten rápidamente con la cultura de la empresa y que hayan fortalecido las competencias técnicas propias de la profesión, con habilidades transversales, como la gestión del tiempo, la capacidad para priorizar tareas, construir redes de contacto, liderazgo organizativo y desarrollado de negocios.

Para comprender el mercado de la educación ejecutiva hablamos egresados y catedráticos de las mejores escuelas de negocios de la región y que forman parte del Ranking de MBA de la revista AméricaEconomía.

 EXIGENCIA MUNDIAL

El informe Graduate Management Admission Council (GMAC) demuestra que cerca de 9 de cada 10 encuestados (86%) planean contratar graduados recientes de MBA en 2017 en comparación con el 79% de los empleadores que los contrataron en 2016. A nivel mundial, el 59% de los empleadores planearon contratar graduados de Maestría en Administración en 2017, frente al 50% que los contrató en 2016. Más de la mitad (52%) de los empleadores planearon aumentar los salarios iniciales para las nuevas contrataciones de MBA en 2017, ya sea por la tasa de inflación (34% de las empresas) o superior (18%).

El estudio indica que los empleadores en Asia-Pacífico, Europa, América Latina y Estados Unidos mantendrán el curso con planes de contratación para candidatos internacionales, a pesar de la continua incertidumbre en Estados Unidos y otros países sobre las políticas de inmigración y visados.

Estos resultados son hallazgos de la Encuesta Corporativa de Reclutadores 2017, que se realizó en febrero y marzo de este año por GMAC, en asociación con European Foundation for Management Development, MBA Career Services, Employer Alliance (MBA CSEA) y 97 escuelas de posgrado de negocios de todo el mundo. La encuesta obtuvo respuestas de 959 empleadores que representan a más de 628 empresas en 51 países de todo el mundo.

“Los profesionales que compiten hoy en día en el mercado laboral se encuentran con un entorno sumamente exigente y cambiante. Un MBA lo ayuda a comprender cómo se interrelacionan los negocios. ¿Alguna vez has considerado cómo el marketing afecta la logística? ¿Para qué sirve saber leer estados financieros? ¿Por qué es importante fortalecer las destrezas de liderazgo? Tener estas capacidades puede tener un impacto crucial en la construcción de un negocio y en construir una carrera exitosa”, afirma Bernard Kilian, director académico del MBA de INCAE.

El entorno actual de negocios, cambiante y en muchas ocasiones incierto, invita a la búsqueda de nuevos conocimientos y metodologías de gestión, no solo para hacer más eficientes los procesos organizacionales, sino también para reinventarse constantemente a través de la generación de nuevos modelos de negocios, productos o servicios. “El MBA ofrece herramientas, metodologías y el soporte para el desarrollo de capacidades de liderazgo que le permitan a los profesionales enfrentar y responder eficazmente a los constantes retos y oportunidades que trae consigo este nuevo entorno”, precisa Laura Zapata, directora MBA de la Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas (EGADE), sede del Instituto Tecnológico de Monterrey.

MOTIVACIONES PARA INVERTIR

Cuando un profesional decide estudiar un programa de posgrado ha de reflexionar en su futuro. ¿Qué se ve haciendo en los próximos cinco años? ¿En qué tipo de organización? Y, lo más importante: ¿qué conocimientos y habilidades requiere desarrollar para lograr ese crecimiento en su carrera profesional o en la generación de un nuevo negocio o el crecimiento del mismo?

Es en esta visualización dónde el programa de maestría debe contribuir en mayor medida al logro de sus objetivos profesionales. “El análisis de la currícula del posgrado, el contenido de los cursos, así como las actividades y las vivencias que ofrece la maestría, será de gran valor para alinear, en mayor medida, los objetivos profesionales con los objetivos del programa académico”, recomienda Zapata.

“Pude observar una diferencia fundamental entre el profesional con maestría y aquel que no la tenía. El profesional con un MBA tenía siempre mayor grado de profundidad en todas las interacciones que el que no la tenía, y así comencé a desear eso para mí. Hoy puedo decir que el obtener mi maestría fue la mejor decisión profesional que pude haber tomado, porque efectivamente ésta me brindó un grupo de herramientas que me han ayudado a que mi práctica como gerente sea siempre confiable y robusta”, describe el guatemalteco Hernando Segura Bolaños, egresado del INCAE.

“Estudiar en una escuela de negocios me ayudó a desarrollar esa visión global estratégica que me permitió crear más oportunidades de negocio para satisfacer nuevas industrias con los recursos que ya contábamos”, dice el méxicano Ernesto Castillo Del Villar, graduado de EGADE.

ASPECTOS A ANALIZAR ANTES DE POSTULARSE

Prestigio y networking. Según el director académico del INCAE, se debe medir cuáles son sus habilidades, competencias e intereses laborales, para que así el aspirante a estudiar un MBA se pueda desarrollar futuramente en un puesto que le agrade y sea con el enfoque correcto y así puedan crear un desarrollo de carrera y se expandan en esa área. Además, se deben tomar en cuenta las perspectivas del mercado laboral y dónde podrían llegar a trabajar. Deben medir cómo se encuentra esa rama en cuánto a posibilidades de trabajo.

“Es necesario establecer requerimientos y criterios sobre lo que espera al obtener este posgrado. Los criterios que yo evalué para poder tomar la decisión de un MBA fueron: el nivel de conocimiento de los profesores, renombre de la institución a nivel mundial, diversidad de personas y culturas, y espíritu de emprendimiento de la institución”, afirma Diego Miranda, guatemalteco también egresado del INCAE.

Tener de 4 a 5 años de experiencia, considera el Doctor ecuatoriano Eduardo Jurado, egresado de un doctorado en ADEN Business School y un MBA de INCAE, es indispensable debido a que la selección tiene que ser en base al que mejor networking posible le puede brindar. “Para decidir correctamente tiene que ser un posgrado que se ajunte al liderazgo y talento, con participantes de varias nacionalidades y procedentes de varias industrias, reconocimiento internacionalmente, y con formato blended (períodos presenciales y a distancia)”.

“Me gustó mucho hacer networking con profesionales de distintas industrias y aprender de ellos de la misma manera. En clase, a través de sus comentarios y opiniones sobre un tema; al analizar y desarrollar nuestra posición en equipo sobre casos de negocio o, simplemente al formar un vínculo de amistad profesional se cumplió el objetivo”, detalla el mexicano Castillo Del Villar.

 Retribución salarial. “Mi primer salario como recién graduado del MBA creció en un 30% sobre mi último salario antes de la maestría. Sin embargo, es importante considerar que hoy en día las empresas no contratan a personas con salarios altos solamente porque tienen una maestría; la experiencia es importante. En mi opinión, la combinación de experiencia relevante con una maestría es la combinación que brinda mayores retornos”, destaca Segura. Por su parte, Jurado detalla que la inversión la recuperó antes de un año.

“Como emprendedor le dí más peso a mi currículum, ya que como consultor me ha permitido, a través de adquirir nuevos conocimientos, hacer más eficientes mis costos y desarrollar nuevos servicios que generaran mayor flujo en mi negocio. No solo el cobrar más por lo que ya realizábamos, sino también desarrollar nuevos servicios que complementan nuestra oferta de valor, precisa Castillo Del Villar.

 Empleabilidad. Un reto es conseguir trabajo después de la maestría. “Afortunadamente mi dedicación en el estudio me facilitó la obtención de muy buenas calificaciones en el INCAE, lo cual es muy atractivo para algunos empleadores, y prácticamente al día hábil siguiente de dejar el campus ya había sido contratado por la Cervecera SABMiller en Honduras como asistente del presidente de la compañía. En esta empresa trabajé más de 10 años, en diferentes posiciones y en muchos de los países en que operaba”, dice Segura.

“Lógicamente como profesional espero que mis ingresos estén al nivel de mis competencias. Lo importante de un MBA es lo que hagas con las herramientas y conocimientos que adquieras. Estos son los que te darán el impulso a que incrementar tus fuentes y cantidades de ingresos, así como satisfacciones personales”, comenta Miranda.

 Emprendimiento. “El principal reto fue reecontrarme con mi vocación emprendedora. Me sentí mejor preparado y más seguro de mí mismo y así emprendí un proyecto tecnológico de telecomunicaciones móviles para transmisión de paquetes de datos que actualmente es muy exitoso y que me sirvió de punto de partida para fundar Semgroup, la empresa de ingeniería en sistemas, energía y medioambiente que hoy lidero”, señala Jurado.

El espíritu de este empresario ha crecido. A sus 59 años lidera directorios de empresas que ha emprendido con varios socios y con sus hijos (Asistencia Especializada Gea Ecuador, Asistencia Especializada Gea Colombia, Semgroup, Student global, entre otras). “Mi sueño a corto plazo es poner en marcha el principal ecosistema privado de innovación del Ecuador que ya cuenta con una incubadora, una aceleradora, un co-building, un centro de producción de contenidos digitales, el Congreso de ideas, creatividad e innovación, una empresa de marketing digital, una desarrolladora de software, una integradora de energías renovables, entre otros”.

En el campo profesional, el venezolano Federico Fernández Dupouy, tras graduarse de IESA logró su sueño de trabajar en finanzas corporativas y asesoría financiera dentro de una reconocida banca de inversión venezolana, alcanzando ser socio de la misma pocos años después. Además, desarrollaba actividades emprendedoras, gestionaba inversiones diversas y dictaba clases universitarias. Desde 2004 es Profesor Adjunto del Centro de Emprendedores, mezclando responsabilidades profesionales con horas docentes en IESA para estimular el espíritu emprendedor. “Entre 2008 y 2012 tuve la satisfacción de liderar la puesta en marcha del IESA en Panamá. Desde entonces, estoy involucrado como inversionista o emprendedor en varias iniciativas, logrando ganar premios de innovación. Soy director externo en varias empresas. La mayor parte de mi tiempo estoy enfocado en el desarrollo de la energía solar en techos comerciales para autoconsumo en Panamá, Colombia y República Dominicana, esperando que OTEPI Renovables sea una multinacional latina destacada en el futuro energético limpio de nuestro planeta”, describe.

“Actualmente, soy emprendedor, project manager y consultor. Cuento con una empresa de desarrollo de software y marketing digital. Trabajamos a través de industrias apoyando a empresas nacionales e internacionales a adoptar tecnologías de la información para generar impacto comercial y valor a sus clientes. Siempre en busca de nuevos retos, mi sueño a corto plazo va de la mano con seguir aprendiendo y creando oportunidades de negocio, apoyando empresas a su crecimiento, como empleado, consultor externo, entre otros. Esto, poniendo en práctica lo que he aprendido académica y profesionalmente en otras industrias. Estoy abierto al reto”, dice Castillo Del Villar.

 Propuestas de valor. “Sin duda, el valor diferenciador de EGADE Business School es la adquisición de nuevos conocimientos para mejorar la gestión empresarial, para desarrollar un nuevo modelo de negocio, el desarrollo de habilidades como pensamiento estratégico, el pensamiento sistémico, aprovechamiento de tendencias, así como el liderazgo y el desarrollo de equipos de trabajo efectivos”, indica la catedrática Zapata del EGADE.

“El MBA ofrece herramientas, metodologías y el soporte para el desarrollo de capacidades de liderazgo que le permitan a los profesionales enfrentar y responder eficazmente a los constantes retos y oportunidades que trae consigo este nuevo entorno” Laura Zapata, Directora MBA de la EGADE Monterrey

Para Federico Fernández Dupouy, como egresado y catedrático, el enfoque riguroso, integral y adaptado al momento del IESA permite generar conocimientos y habilidades aprendidas con las vivencias durante el programa. Asimismo el cuerpo de docentes que respaldan la reputación de la institución que se refleja en sus egresados por todo el mundo y el impulso emprendedor.

La propuesta de valor de INCAE tiene como eje central brindar calidad académica de clase mundial. “Meses estudiando con la rigurosidad y exigencia académica del MBA de INCAE, desarrolla en nuestros estudiantes un impulso internalizado para la rendición de cuentas y la capacidad de cumplir con ‘plazos imposibles’. Esto se traduce en un compromiso permanente de estándares de trabajo encima de lo esperado, lo cual les permitirán sobresalir frente a sus pares, profesores, jefes y en última instancia, a sí mismos. A las empresas les gusta contratar a MBAs por su capacidad para manejar situaciones complejas, ser ágiles y adaptarse frente a un entorno global que cambia rápidamente”, concluye Kilian.

 

fuente https://www.incae.edu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *