Haitianos sin control desboldan el pueblo turiticos de veron, punta cana

VERON. Punta Cana.- Este distrito municipal turístico, ubicado a 55 kilómetros de Higüey y a 210 de Santo Domingo, se ha convertido en un serio dolor de cabeza para las autoridades municipales debido al desbordamiento de los servicios como consecuencia del aumento exorbitante de la población. El crecimiento de la población se debe al arribo de más de 21 mil inmigrantes haitianos, la mayoría ilegales, que han llegado detrás de los puestos de trabajo en la construcción, los hoteles de Bávaro y Punta Cana, las ventas informales y otras actividades que les permiten ganarse el sustento diario.

 

A mediados de los años 80, Verón era un paraje de la sección El Salado, del municipio de La Otra Banda, con menos de 10,000 habitantes, por donde pasaban las personas que iban hacia Bávaro y Punta Cana a comprar coco, naranja y otros productos agrícolas.

Pero hoy en esta ciudad viven 54,218 personas, según el censo del 2010, realizado por la Oficina Nacional de Estadísticas, la mitad de los cuales, nacieron en Haití. Debido al rápido crecimiento de la población Verón fue declarado distrito municipal turístico mediante la ley número 386-06 de fecha 3 de octubre del 2006.

En el 2014 los inmigrantes haitianos que se habían asentado en Verón eran tantos que superaban a los dominicanos que vivían en esa comunidad en 1985 y crearon zonas netamente haitianas como Kosovo, donde el comercio, el transporte, la recogida de la basura y otras actividades están en manos de personas nacidas en el hermano país.

Existen otros barrios mixtos como Villa Cristinita, La Fe, y Pueblo Nuevo, donde haitianos y dominicanos conviven armoniosamente.

El alcalde

El alcalde del distrito municipal turístico, Radhamés Carpio Castillo, aseguró que la gran cantidad de ciudadanos haitianos en la zona es un gran dolor de cabeza debido a que tienen costumbres muy diferentes a las de los dominicanos.

“Ellos son el 40 ó el 45 por ciento de la población y a cada momento tienen pleitos y riñas con cuchillos y machetes”, dijo el ejecutivo municipal al ser consulado por El Nacional.

Explicó que los inmigrantes en su gran mayoría se dedican a labores de construcción, al motoconcho, a las ventas callejeras y a otras labores como conserjes, empleados de limpieza, y seguridad privada.

Aseguró que los haitianos están en todas partes y dijo que mientras la mayoría trabaja honradamente otros se dedican a cometer robos y asaltos y a estafar a cualquier persona no importa que sean turistas o dominicanos.

Carpio Castillo explicó que en algunos casos inmigrantes del vecino país causan problemas por razones culturales, al lanzar desperdicios a las calles o no observar las reglas de preservación del medio ambiente al cortar cualquier árbol sin ningún miramiento.

“Si usted desea saber si aquí hay muchos inmigrantes haitianos, párece en una esquina por la mañana para que usted vea lo que le digo”, precisó el ejecutivo municipal.

¿Cómo llegaron?

La mayoría de los haitianos llegaron a Verón en los últimos años en busca de una posada donde dormir mientras trabajaban en la construcción de los 98 grandes hoteles de la zona de Bávaro y Punta Cana.

Algunos trajeron sus familias de Haití y otros se casaron con dominicanas, asentándose en forma definitiva en los lugares más discretos de Verón, como Kosovo, y en otros sitios como El Hoyo de Friusa, Haití Chiquito, El Cerro, y otros, habitados mayormente por extranjeros. Al salir de la industria de la construcción muchos jóvenes haitianos adquirieron motocicletas y se dedicaron a transportar pasajeros por dinero convirtiéndose así en motoconchistas.

La crítica de algunas personas a los inmigrantes haitianos es que no tienen identificación lo que impide que lleven una vida apegada a las normas de la sociedad. “A estos trabajadores no se les puede hacer ningún reclamo legal o judicial porque nadie sabe dónde viven ni cuáles son sus identidades”, Ariel Astacio comerciante de frutas y vegetales, quien pidió a la Dirección General de Migración asumir su rol.

UN APUNTE

Sin control 
La llegada de inmigrantes haitianos a Verón es un asunto sin control debido a que las autoridades de Migración no intervienen para nada y pocas personas saben dónde están las oficinas de esa dependencia oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *